Blog   |   Intranet

Derechos Fiduciarios



Los derechos fiduciarios son un mecanismo legal creado hace varios años en Colombia. Hasta hace poco, los derechos fiduciarios eran una figura exclusiva de los grandes inversionistas y constructores. Ahora se encuentra al alcance de cualquier colombiano que quiera y pueda pagar la cuota inicial y el monto mensual de su derecho fiduciario, que para el caso de nuestros proyectos empieza en 60 millones de pesos.

Imaginese un proyecto inmobiliario. Para construirlo, se necesita dinero, por lo que hay que invertir un capital que permita cubrir los costos de su construcción. Los dueños de ese capital son inversionistas inmobiliarios, como usted.

Ahora bien, cuando el proyecto todavía está sobre planos, y para tener mayor seguridad sobre su inversión, los promotores del proyecto crean un fideicomiso, una figura jurídica que representa en un solo paquete la totalidad del capital que deberá invertirse para realizar el proyecto. De esta manera, usted como inversionista inmobiliario lo que hace es comprar derechos fiduciarios, es decir un porcentaje de ese fideicomiso, proporcional al tamaño de su inversión.

Así, gracias a los derechos fiduciarios usted ha comprado un pedacito del proyecto, sin tener que ponerse de acuerdo con los demás inversionistas, ni tener que ser un multimillonario que pueda adquirir todo el edificio. Esto sin contar que la figura del fideicomiso le evita al inversionista inmobiliario muchos de los trámites, impuestos y registros que normalmente se originan en la transferencia de inmuebles.

Pero ése no es el único beneficio: el fideicomiso es manejado por una fiduciaria, la cual se encarga de administrar el dinero en una cuenta rindiendo intereses, con el mandato especifico de no liberar los fondos para el proyecto hasta que éste no haya cumplido los requisitos necesarios para obtener su viabilidad.

Escriba aquí sus datos personales:



De esta manera, su dinero no queda en manos de los constructores o promotores del proyecto, sino de una entidad vigilada por la Superintendencia Financiera de Colombia, lo que le brinda mayor seguridad como inversionista inmobiliario.

Para liberar los fondos, la fiduciaria normalmente le exige al desarrollador del proyecto tener preventas o capital propio, de modo que pueda cubrir el costo de la construcción. Además, le exige tener las licencias respectivas para seguir adelante. Con esto, se hace lo que en el mundo fiduciario se conoce como Declaración de Punto de Equilibrio.

Solamente cuando se cumple el punto de equilibrio, la fiduciaria libera el capital para la construcción del proyecto. En caso de no llegar a tal punto en el término establecido en el contrato que cada inversionista firma, el capital es devuelto con intereses y naturalmente el proyecto se cancela. En otras palabras, aún si el proyecto no se lleva a cabo, su dinero queda seguro: simplemente lo guardó en un fideicomiso y lo puso a rentar por un lapso de tiempo. Esto es una gran tranquilidad, ya que por definición los derechos fiduciarios hacen que su dinero esté seguro. El fideicomiso permite asegurar que cuando el proyecto arranca, es porque se cumplen los requisitos necesarios para iniciar la obra, lo que implica que el capital invertido ha sido destinado exacta y específicamente para su construcción y desarrollo.

Cuando usted necesite vender su derecho fiduciario puede acudir al libre mercado por ejemplo a través de una inmobiliaria como Julio Corredor y Cia para vender su participación.

www.propiedadesjuliocorredor.com

info@propiedadesjuliocorredor.com
Teléfono: +57 1 4853000
Celular: +57 310 261 4666
Fax: +57 1 2128265
Calle 81 No. 8 - 95
Bogotá - Colombia

© 2018 Propiedades Julio Corredor. Todos los derechos reservados.
Diseño Web: imaginamos.com